• Francisco Mendoza

¿Ser disruptivo o prepararnos para la disrupción?

Hoy vivimos momentos insospechados que afectan a familias, gobiernos y empresas. Es cierto que desde hace algunos años el riesgo era latente y ciertas voces fueron levantadas para advertirnos lo que en algún momento podía suceder, sin embargo, nunca imaginamos que sería tan pronto.


Hoy las empresas se han adaptado de forma dramática y vertiginosa al contexto que vivimos. Esto ha acelerado la adopción de nuevas tecnologías, así como la innovación en procesos como las ventas. En la actualidad el 60% de empresas encuestadas en el informe de Mckinsey confirman que los nuevos canales digitales de venta son igual o más efectivos que los canales tradicionales.


Ante este escenario parece que la tecnología es la única vía para salir indemne. Debemos actualizarnos, debemos innovarnos y ser disruptivos. Sin embargo, cabe preguntarse si los procesos disruptivos, como el de ahora, ¿están vinculados únicamente con la tecnología?


En un claro artículo del MIT, Amy Webb, da respuesta a la interrogante y nos presenta una de las herramientas claves para estar listos cuando un momento disruptivo ocurra. Amy propone un esquema que muy pocas empresas toman en cuenta a la hora de planificar ya que usualmente pensamos que la tecnología es el único componente disruptivo.


Esta herramienta propone monitorear 11 variables que sin duda alguna pueden afectar el desempeño de todas las empresas. Las variables abarcan aspectos económicos, sociales, culturales y ambientales.

Todo equipo gerencial debe tener claro el estado y la proyección de cada una de las variables especificadas en el gráfico. Se puede poner mayor atención en una u otra variable, sin embargo, si se desea anticipar un proceso disruptivo es necesario que todas las variables sean monitoreadas en función de mi empresa.


Es importante marcar que la tecnología se encuentra en el circulo interior debido a que esta puede aplicarse a las 10 variables restantes. La tecnología es una constante en cada aspecto analizado, más aun cuando vivimos un escenario como el actual. Finalmente, en el centro del diagrama se encuentra MI EMPRESA.


Un análisis iterativo de las 11 variables en función de MI EMPRESA nos permitirá monitorear todo cambio disruptivo que pueda suceder en el futuro cercano y que tenga impacto directo en el desempeño y funcionamiento. Si monitoreamos las 11 variables de forma constante podremos anticiparnos a los cambios e innovaciones que debemos realizar, ya sea en mi modelo de negocio o de mi servicio ,por poner algunos ejemplos, y entrenar a mi equipo para afrontar un proceso disruptivo de la mejor manera.


No se trata de ser disruptivos, se trata de estar preparados para un momento disruptivo.







1)https://www.mckinsey.com/featured-insights/future-of-work/from-surviving-to-thriving-reimagining-the-post-covid-19-return#

2)https://sloanreview.mit.edu/article/the-11-sources-of-disruption-every-company-must-monitor/















1 vista